Publicado el: 19/09/2012 - 10:08am

Censo 2011: La familia tradicional se convierte cada vez menos en la norma, sobre todo en Quebec

Compartir

Familia en Canada

“¿Se casan y tienen muchos hijos?”. Este fin tradicional de cuento de hadas se aleja cada vez más de la composición familiar moderna del país. En particular, el fenómeno se presenta con fuerza en la provincia de Quebec.

Las más recientes informaciones del censo 2011 reveladas este miércoles por Statistics Canada demuestran que la familia convencional es cada vez menos la norma.

Parejas que viven en unión libre, familias monoparentales, matrimonios entre personas del mismo sexo: son todas formas de familias que están en plena expansión desde hace cinco años. El matrimonio convencional, por el contrario, retrocede.

“El censo 2011 nos muestra una diversidad creciente de familias en Canadá”, dijo Laurent Martel, analista de la agencia.

Si la unión libre gana terreno en todo el país, Quebec es la provincia donde este tipo de hogar tiene más adeptos. No menos de 31,5% de las parejas québécois viven fuera del matrimonio, con un incremento de 13,5% desde el censo de 2006. El promedio de parejas que habitan en el mismo hogar sin haber hecho “juramento” no pasa de 12,5% en las otras provincias. Se trata de una brecha “muy significativa”, según Martel.

Por primera vez, Statistics Canada reunió información de una nueva forma, muy actual, del núcleo familiar: la familia reconstituida, reseña La Presse Canadienne.

Frases como “la novia de mi papá”, la “pareja de mi mamá”, mi “medio hermano” son parte común de un niño canadiense entre 10. En efecto, 10% de los jóvenes de 14 años y menos viven bajo un techo donde uno de los dos adultos no es su padre biológico (o adoptivo), o con hermanos y hermanas que no son hijos de la misma pareja que él.

Una vez más, las informaciones que corresponden a Quebec se destacan del resto del país, pues en la provincia francófona es donde se encuentra la más fuerte concentración de este tipo de familia: 16,1% contra 12,6% del promedio nacional.

Las familias monoparentales son igualmente cada vez más frecuentes, con crecimiento de 8% respecto a 2006, para todo Canadá.  Es necesario destacar que incluso si ocho familias monoparentales de cada 10 tienen a la cabeza una mujer, la proporción de padres que crían solos a sus hijos aumentó 16,2% en estos cinco años.

La ralentización del progreso de la familia que cuenta con un solo padre podrá ser considerado como un buen augurio para algunos, pues estas familias tienen un solo ingreso y están más sujetas a la pobreza.

“Son parte de la población más vulnerable. Hay que recordar que estar en una situación de familia monoparental es una situación transitoria. No es una situación que ocurre a largo plazo”, especifícó Martel.

Otro aspecto nuevo destacado en el censo 2011 -el número de niños en familias adoptivas- revela que 0,5% de los jóvenes  menores de 15 años viven en este tipo de hogar.

Unión entre parejas del mismo sexo

Con la legislación del matrimonio entre parejas del mismo sexo en 2005, la opción de poner un anillo en el dedo de la persona amada se ofreció por primera vez a la comunidad gay. Esta opción se convirtió rápidamente en la moda.

De esta manera, en 2006, 16,5% de las parejas del mismo sexo habían decidido hacer valer su derecho (adquirido el año anterior). Cinco años más tarde, 32,5% de las parejas del mismo sexo habían decidido casarse.

“Esperábamos un fuerte aumento del matrimonio entre parejas del mismo sexo, pues el período de 2006 a 2011 fue el primero de cinco años en el que este tipo de unión era legal en Canadá”, explicó el experto.

El censo 2011 también permitió revelar otros elementos vinculados a la evolución de la población canadiense a través del tiempo.

De esta manera, el fenómeno de los “tanguy”, jóvenes adultos que viven en casa de sus padres, parece estabilizarse después de haber tenido un avance significativo en las últimas dos décadas.

En 2011, 42,3% de los jóvenes con edades entre 20 y 29 años vivían con sus padres, porcentaje que es similar a la proporción que había hace cinco años. En comparación, 32,1% de  jóvenes adultos de un mismo grupo de edad vivía con sus papás hace 20 años. Estas personas en sus “20” viven cada vez menos en pareja, una tendencia a la baja que se produce desde hace varias décadas.

Por otra parte, los últimos datos concernientes a las 5 millones de personas mayores del país hacen creer que la vejez está menos asociada a la soledad.

La mayoría de las personas con edad de 65 años y más vive en pareja (56,4%), en alza respecto a hace 10 años. La proporción de mujeres de “la edad de oro” que viven solas también retrocedió.

Las parejas que viven sin niños (44,5%) sigue superando a las que tienen infantes en casa (39,2%), una realidad que no extraña en el envejecimiento de los baby-boomers.

Foto: Flickr – photon_de

Facebook

Disqus

Censo 2011: La familia tradicional se convierte cada vez menos en la norma, sobre todo en Quebec