Publicado el: 14/06/2012 - 3:12pm

Las “mujeres” de François Hollande enfrentadas por un tuit

Compartir

Twitter Valerie Trierweiler

Este fin de semana Francia va a la segunda vuelta de las elecciones legislativas. Los socialistas aspiran obtener la mayoría en la Asamblea.

Quien aspira presidir dicha Asamblea es Ségolène Royal, excandidata presidencial derrotada por Sarkozy y excompañera -ya que no fueron casados- del actual presidente François Hollande.

Antes, Royal deberá ganar su puesto de diputada de La Rochelle. Pero, aquí está el problema. Resulta que para la segunda vuelta en dicha circunscripción se presentan dos socialistas, Royal y Olivier Farloni. De tal manera que si las previsiones se cumplen y los partidarios de la candidata de la UMP, Sally Chadjaa le dan apoyo a Farloni, Ségolène Royal se queda sin uno ni lo otro.

Lo curioso de todo esto es que la actual compañera -tampoco son casados- de Hollande, la primera dama, Valérie Trierweiler, a través de un tuit enviado hace un par de días, dio su respaldo a Farloni, en contra de la favorita Royal.

¿Por qué hizo esto? En realidad podría ser que Farloni es su candidato de preferencia y punto. Pero otros se preguntan: ¿No se tratará de una pequeña dulce venganza con la ex?

Reporte de AFP:

Valérie Trierweiler, que soñaba con reinventar el papel de primera dama de Francia, se verá obligada sin duda a reducir sus ambiciones tras el insólito asunto del ‘tweet’ contra Ségolène Royal, candidata socialista a las legislativas y excompañera del presidente François Hollande.

Con unas palabras enviadas en la red social el martes, Trierweiler hizo estallar la tradicional reserva mantenida por las mujeres de los jefes de Estado. Y, sobre todo, al dar su apoyo al candidato socialista disidente que se enfrenta a Royal por la diputación de La Rochelle (oeste), rompió espectacularmente con la actitud adoptada por François Hollande de no mezclar la vida privada y la pública.

Ségolène Royal y Hollande vivieron juntos cerca de 30 años y tienen cuatro hijos. El jefe de Estado, que reivindica una presidencia “normal”, se encuentra enredado en un asunto político-sentimental apenas un mes después de haber asumido la jefatura del Estado.

Este jueves, el caso era evocado en la primera plana de prácticamente todas las revistas y diarios. Sólo el semanario Paris-Match, en el que Valérie Trierweiler sigue siendo asalariada, presentaba una portada diferente consagrada a …Anne Sinclair, la esposa del exdirector gerente del FMI Dominique Strauss-Kahn.

Como resultado de su ‘metedura de pata’, la nueva primera dama, que quería aportar aires nuevos y un tono libre a ese papel, real aunque oficialmente inexistente en Francia, se vio intimada por toda la clase política a mantener una actitud más discreta.

Desde la elección de Hollande, Trierweiler, que decidió no abandonar su profesión de periodista, tiene dificultades para encontrar los límites, dividida entre su voluntad de independencia y las obligaciones de una función de contornos imprecisos.

“Primera dama es un segundo rol, hay que aceptarlo así, y a mí me va muy bien”, dijo recientemente a la AFP. Pero al mismo tiempo, declaró al Times que “no sería nunca un adorno” y pidió ideas para reemplazar la denominación de primera dama.

La periodista consagró su primer artículo tras la elección de Hollande a una biografía de Eleanor Roosevelt, la esposa del expresidente norteamericano Franklin Roosevelt. “¡Vaya! Una First lady periodista no es una novedad. Evidentemente, hay que mirar del otro lado del Atlántico para encontrar ese caso único y no clamar que es un escándalo”, escribió en el mismo.

Mujer de carácter, divorciada dos veces, Valérie Trierweiler afirma que quiere seguir manteniendo ella a sus tres hijos y seguir ejerciendo su profesión. Un verdadero rompecabezas, porque aunque dejó la rúbrica política, su pasión, para evitar conflictos de intereses, no parece darse cuenta de que ahora todo lo que ella toca pasa a ser político.

En la ceremonia de investidura presidencial, Trierweiler trató de innovar, organizando por vez primera una suerte de traspaso de poderes con la exprimera dama Carla Bruni-Sarkozy, y acompañando al presidente a todos los actos oficiales.

Pero, según fuentes del Partido Socialista, no cesó de actuar para “apartar” a la ex de su compañero. Ejemplo de ello, Ségolène Royal desapareció durante la campaña electoral de un vídeo sobre François Hollande en el que aparecían todos los dirigentes socialistas.

El domingo próximo, gane o pierda la elección legislativa, la suerte de Ségolène Royal podría reavivar la guerra ahora abierta entre la ex y la nueva compañera del jefe de Estado, con consecuencias imprevisibles.

En una reunión electoral realizada el miércoles por la noche en La Rochelle, Royal pasó al contraataque, mezclando también la vida privada con la pública. Declarándose “herida” por el ‘tweet‘ de la primera dama, pidió “respeto para una madre de familia cuyos hijos oyen lo que se dice”, unos hijos cuyo padre es François Hollande.

Foto: Twitter

Facebook

Disqus

Las “mujeres” de François Hollande enfrentadas por un tuit