4shared
Publicado el: 02/05/2012 - 3:35pm

“El Grito”, pintura de Edvard Munch, vendido por 119.9 millones de dólares

Compartir

Actualización 10:05 pm.

Finalmente “El Grito” fue vendido, en apenas 12 minutos, por 119.9 millones de dólares, que es una cifra récord que supera los 106.5 millones obtenidos en subasta por el cuadro “Desnudos, hojas verde y busto”, de Picasso.

La casa Sotheby’s de Nueva York fue quien subastó el cuadro El Grito de Edvard Munch.

Mas temprano

Una de las cuatro versiones de la pintura El Grito, del noruego Edvard Munch, será subastada en Nueva York. Para empezar, 80 millones de dólares. ¿Quién da más…?

Edvard Munch (1863-1944), hizo cuatro versiones de su más famosas pintura. Una está en la Galería Nacional de Noruega, otros dos en el Museo Munch, de Oslo y una cuarta en manos del industrial Petter Olsen, quien lo heredó de su padre. Esta es la versión que ofrecerás Christie’s.

El Grito, debe ser muy codiciado porque lo han robado dos veces. Mejor dicho, la versión más conocida que está en la Galería Nacional de Noruega, fue robada en febrero de 1994 y recuperada semanas más tarde. En agosto del 2004, otra de las versiones, la que reposa en el Museo Munch, también fue robada y recuperada dos años más tarde.

Los entendidos dice que esta es una obra expresionista, que representa a un hombre moderno que se expresa con un grito desahogando su angustia existencial. El paisaje de fondo es Oslo. El paisaje es cálido, luz semioscura. El hombre que grita atraviesa un sendero de vallas. En el fondo hay dos siluetas con sombreros, muy difuminados.

Hasta hoy la obra subastada más cara es El Desnudo, hojas verdes y busto, de Picasso con 106,5 millones de dólares. Pero el No. 5 de Jackson Pollocks, alcanzó los 140 millones de dólares, en una transacción privada.

Más información de La Jornada

Una acuarela de Paul Cézanne y un bodegón de Henri Matisse superaron hoy los 19 millones de dólares en una venta realizada por Christie’s en Nueva York, informó hoy la casa de subastas, mientras se está a la espera de la venta de una de las cuatro ediciones de El Grito de Edvard Munch en Sotheby’s.

La acuarela preparatoria Joueur de cartes (Los jugadores de cartas), parte de la serie homónima del pintor impresionista realizada entre 1980 y 1896, estaba valorada entre 15 y 20 millones de dólares. El comprador permanece en el anonimato.

La obra fue redescubierta este año por los especialistas de Christie’s en la colección de la familia Eichenwald, dueña desde su compra en torno a 1935.

También la composición en óleo sobre lienzo Les Pivoines (La peonías) de Henri Matisse superó esa cifra, vendiéndose a un comprador europeo durante la misma subasta por 19.2 millones de dólares (14. 59 millones de euros).

Otras famosas pinturas se pondrán a la venta hoy en la casa de subasta Sotheby’s en Nueva York. Una de las más esperadas es una de las cuatro versiones de El grito, del noruego Edvard Munch, valuada en 80 millones de dólares, uno de los precios más altos pagados nunca por una obra de arte.

Sin embargo, antes de producirse la subasta se produjeron duras críticas: descendientes del coleccionista judío Hugo Simon criticaron la venta del legendario cuadro. Rafael Cardoso, bisnieto del coleccionista, alegó en declaraciones a la publicación alemana Die Welt que Simon se vio obligado a vender el cuadro.

“No estamos de acuerdo con la venta”, dijo el descendiente afincado en Brasil. Su bisabuelo huyó de Alemania en la época nazi y tuvo que vender el cuadro en el exilio por necesidad. “Creemos que es una importante ocasión moral para corregir los errores del pasado”. Cardoso, su madre y su hermano son los únicos descendientes vivos del coleccionista, según la publicación.

Cardoso acusa al dueño actual, Petter Olsen, de querer subastar la obra pese a la cuestión ética. Para la familia de Hugo Simon, la oferta de los abogados de Olsen de donar 250 mil dólares a un fin benéfico tras la subasta es un signo del origen cuestionable de la obra.

Hay cuatro ediciones de El Grito, de 1895, tres de las cuales pertenecen al Estado noruego. El industrial Olsen es el único coleccionista privado que tiene una edición de la obra. Su padre Thomas fue vecino de Munch hace más de 100 años en Hvitsten, cerca de Vestby, en el sur de Noruega. El cuadro pasó por muchas manos antes de que Thomas lo comprara en 1937.

Su hijo Petter quiere construir un museo de Munch tras la venta del cuadro. “He vivido toda mi vida con esta obra, su fuerza y energía se hicieron aún más fuertes con el tiempo”, citó al coleccionista la casa Sotheby’s. “Sin embargo ha llegado la hora de dar al resto del mundo la oportunidad de poseer y admirar esta ostentosa obra”.

El jefe del departamento de arte moderno de Sotheby’s, Simon Shaw, no pudo prever si con la obra se superará el récord alcanzado hace dos años con la venta de Desnudo, hojas verdes y busto de Picasso por 106.5 millones de dólares. Se conocen ventas más caras, como el No.5 de Jackson Pollocks por 140 millones hace cinco años, pero fueron negocios privados y no subastas.

El grito, una de las muestras más claras del expresionismo que simboliza el hombre moderno en un momento de angustia existencial, muestra a una figura gritando con las mano en la cabeza en un muelle ante una luz roja en el atardecer. En el fondo se ven paseantes y botes en el agua.

Foto: telam.com.ar

 

Facebook

Disqus

“El Grito”, pintura de Edvard Munch, vendido por 119.9 millones de dólares