El Gobierno de Canadá anunció un nuevo programa de inmigración que busca lidiar con dos problemas que enfrenta el país en la actualidad: la falta de mano de obra y la necesaria descentralización de las grandes ciudades.